Art Blakey & The Jazz Messengers – Free For All (1964)

Art Blakey & The Jazz Messengers

Free For All (1964)

front

Los Jazz Messengers de Art Blakey deben ser uno de los ensambles más conocidos del jazz. Impulsados por la potencia, precisión y técnica de Blakey en la batería, y con un envión brutal de parte de Freddie Hubbard en trompeta y Wayne Shorter en saxo, Free For All es de lo mejor en el catálogo de los Messengers y, por qué no, de lo mejor en general. Dicen de este disco que todos lo que quieran aprender a tocar la batería deberían escucharlo sin falta.

¿Por qué no un poco de HardBop? Seguramente esa fue la frase que pensaron en aquella mágica sesión de grabación para la Blue Note el 10 de febrero de 1964 Art Blakey y los Jazz Messengers, grabando este “Free for All”. Porque es imposible que este disco salga de un proceso racional, de algo medido y comedido bajo la lógica de una planificación. Esta maravilla sólo puede ser fruto de años y años de improvisar, de dejarse llevar y tener un sentido del ritmo -más en concreto del swing- y el estilo que rebosan todo lo conocido en la historia del Jazz.

El disco no tiene concesiones. El ritmo es frenético desde el primer momento, sin pausas, sin favores, sin perdón. Es el Trash Metal del Jazz; no hay duda. Sobre la endiablada batería de un Art Blakey en estado de gracia, poseído posiblemente por el propio espíritu de los voodoos de Nueva Orleans, el saxo de Wayne Shorter y la trompeta de Freddie Hubbard se vuelven literalmente speedicas. Pero… vamos a poner una muestra para convenceros de esto. “Free for All”, uno de los cortes más demoledores en la historia del HardBop, y si no… escucha el solo de batería del minuto nueve, la trompeta del ocho, el saxo del minuto uno y pico… Lo siento fanáticos del Trash Metal, pero… hay unos campeones de la velocidad que ya habían grabado esto cuando vosotros sólo erais un proyecto.

Pues imagina ahora qué narices tuvo que pasar aquel día de 1964 en aquella sesión. Desde luego es toda una maravilla esa fuerza incontrolable que se puede desarrollar cuando en un estudio entran un puñado de músicos de primer nivel que, tan sólo con unas miradas, ya saben seguirse el uno al otro y explorar lo imprevisible en una improvisación sencillamente… bestial. Como vemos el disco está grabado con esa fórmula de “directo de estudio” que tan buenos resultados dio a las producciones de la mítica discográfica neoyorquina Blue Note, responsable de la salida al mercado del álbum.

Como responsable se hizo de la obra el batería Art Blakey. Porque claro, con este ramillete de solos, sonidos e improvisación -en realidad para improvisar eso previamente hay que estudiar mucho- es complicado decir que es una creación de él en exclusiva. Lo que está claro es que el concepto del disco y, la omnipresente batería, llevan la firma del que muchos tienen como máximo representante del HardBop. Y ahora… “The Core”.

Tremendo el saxo. Pues se lo agradeces a Wayne Shorter, el que en el mundo del Rock tiene un cierto nombre por haberse ido de gira con Santana el cual, las cosas como son, ha tenido unos excelentes acercamientos al Jazz a pesar de todo lo que se le puede criticar por haber grabado algunas cosillas prescindibles. Muchos lo consideran heredero de Coltrane, y aunque las comparaciones son odiosas y ese tipo de afirmaciones más que peligrosas… la verdad es que es todo un primer espada del saxo. Tanto en interpretación como en composición de melodías; incluso en muchas de ellas metió unos matices funk que en los ’70 lo hicieron muy reconocible.

Freddie Hubbard… un trompetista marcado por la mala suerte. Sí, porque fue una de las máximas figuras de la trompeta de Jazz incluso tras el venir a menos del Bop, pero claro, cuando tienes a tipos como Miles Davis o Dizzie Gillespie reinando de forma absoluta en el trono… es complicado ser la primera figura. Justo a comienzos de los ’90 estos dos genios mueren y… parece el gran momento de Freddie, pero sus labios comienzan a fallar… De todos modos… ¿has escuchado esa trompeta? Con grabaciones como esta, sinceramente, este tipo tenía poco más que demostrar ante el mundo del Jazz. El piano corre a cargo de Cedar Walton, un tipo que siempre ha estado centrado -y se nota por la energía de su pulso en la tecla- en el HardBop. El bajo… obra de Reggie Workman, un “currela de estudio” como la copa de un pino en la fuerza que le sabe dar a su contrabajo; siempre unido al Bop más durillo y tremendamente aclamado en sus grabaciones con Art Blakey y Coltrane, ahí es nada. 

Y del disco… qué más decir… es una joya monumental del género y toda una confirmación de que la magia del Jazz está en la improvisación hecha sobre el talento de unos músicos descomunales.

Origen: U.S.A

Género: Free Jazz

Bitrate: 320 Kbps

01 – Free For All
02 – Hammer Head
03 – The Core
04 – Pensativa

Cortesía del Retrovisor Azul !!

Anuncios

One thought on “Art Blakey & The Jazz Messengers – Free For All (1964)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s