Mike Oldfield – Tubular Bells (1973)

Mike Oldfield

Tubular Bells (1973)

TubularBells

En 1973, Mike Oldfield decidió obsequiar a la comunidad musical con un legendario disco al que bautizó “Tubular Bells”, ofreciendo un extraordinario despliegue de virtuosismo, imaginería y talento al servicio del rock.

Así comienza esta mítica historia de las campanas tubulares, en la que Oldfield se esforzó al máximo intentando captar algo nuevo, explorando un vasto territorio sónico y tocando más de veinte instrumentos.

Aclamado por la crítica, Tubular Bells obtuvo un gran éxito, tanto para Mike Oldfield como para la casa de discos Virgin Records, logrando alcanzar rápidamente el número uno en las listas musicales del momento y situándose como uno de los LP’S más vendidos de todos los tiempos. El disco también originó un doble debut, el de Mike Oldfield y el de Virgin Records, por aquel entonces, sello discográfico de reciente creación.

Sin embargo, el propio Mike nunca supo el por qué de tanto éxito; según él, fue grabado con medios precarios, de manera casi artesanal, y está lleno de pequeños fallos. Quizá sea eso precisamente lo que lo convierta en un mito: su artesanalidad y, por supuesto, la originalidad de sus melodías, encerradas en dos únicos cortes de algo más de veinte minutos de duración cada uno. Y es que el sonido puro de verdaderos instrumentos, lejos de la tendencia actual de sustituirlos por ordenadores, resulta mucho más expresivo y emotivo que cualquier otra superproducción de una gran discográfica. Fue así cómo comenzó la carrera en solitario de un músico precoz, que ya había intervenido en otras bandas como bajista y guitarra, así como en un grupo con su hermana Sally (The Sallyangie), que sólo sacó un álbum a la venta (Children of the Sun, 1968).

Tubular Bells es una obra fantástica. Una mezcla de rock progresivo, mucha experimentación, con originales sonidos gracias al manejo tecnológico de Mike, quien fue todo un innovador para su época. Una obra revolucionaria, una sinfonía moderna, el comienzo del “indie” , del new-age, del chill-out.

Los músicos que hicieron posible este magnífico trabajo: Mike Oldfield en condición de multiinstrumentista, su hermana, Sally Oldfield y Mundy Ellis (voces), Jon Field (flautas), Lydsay Cooper (bajos), Steve Broughton (baterías), Vivian Stanshall (maestro de ceremonias) y el coro “The Manor” .

A nuestro juicio, Tubular Bells es el mejor ejemplo de que la música es un estado de ánimo. En ocasiones, nos invadirá la melancolía, en otras enciende la llama de la emotividad y nos abrirá la puerta hacia un nuevo mundo sonoro por descubrir.

La grabación se realizó en The Manor, una mansión-estudio (la primera de Inglaterra), en donde todos los involucrados en el proyecto pasaban los días ensayando y probando formas para poder plasmar las complejas ideas de Mike. Pero ésto no era fácil: Mike deseaba hacer una larga sinfonía con multitud de instrumentos tocados todos por él mismo.

En todo el disco, de unos 50 minutos de duración, no existe una sola canción con letra propiamente dicha. Lo más parecido es lo que se ha llamado “El Hombre de las Cavernas” (aunque sería más acertado decir “el hombre lobo” ), uno de los momentos más “duros” del disco y que tiene una curiosa historia: durante la grabación del disco, Oldfield solía acercarse a un bar; una noche, él y el batería cogieron una botella sin pagar y se emborracharon en el estudio. Ambos tenían una melodía para bajo y batería, que a Mike le encantaba especialmente. Pero aquella noche de borrachera, Mike cogió el micrófono y comenzó a dar alaridos. El hombre de las cavernas había dejado sus gritos para la posteridad. Mike asegura que no pudo hablar en un par de semanas después, debido a que realmente se destrozó las cuerdas vocales al grabar esta parte.

Mike tenía pensada una melodía que se repitiera al mismo tiempo que fueran apareciendo algunos instrumentos tocados en el disco. Viv Stanshal, entonces cantante de Bonzo Dog Doo-Dah Band, esperaba su turno para grabar en los estudios, y a Mike se le ocurrió que podría intervenir en el disco, nombrando los instrumentos justo antes de que sonaran. El último instrumento eran las campanas tubulares, y Viv puso especial entusiasmo en nombrarlas: «Plus… Tubular Bells!». A Mike le gustó tanto que, cuando tuvo que ponerle el nombre al disco, se acordó del entusiasmo de Viv al decir “Tubular Bells” y decidió que ese sería el nombre de su primer disco, desechando la propuesta de Richard Branson, el director de Virgin Records:”Breackfast in bed”.

Para la posteridad, quedará uno de los pasajes instrumentales del disco, que se utilizó como BSO de la película de terror “El Exorcista” de 1973, dirigida por William Friedkin. Toda esta conjunción de factores, aumentaron todavía más la fama del álbum y lo convirtieron en un objeto de culto.

Así concluye esta obra maestra, todo un patrimonio cultural de la humanidad repleto de sonidos secretos y celebridades sonoras. Una obra histórica, que lanzó al británico Mike Oldfield hacia el estrellato del rock. Su nombre, siempre irá ligado a Tubular Bells.

Mini Dato:

*La portada de Tubular Bells es obra de Trevor Key, un fotógrafo especializado en objetos metálicos que también ha trabajado para artistas como Phil Collins o Peter Gabriel. Está hecha a base de varias fotografías diferentes, montadas manualmente. En 1973 no se pudían usar ordenadores, así que el montaje es totalmente artesanal. La famosa campana tubular representa hoy en día todo un símbolo: es el “símbolo de Mike Oldfield”, que lo utiliza como firma en algunos trabajos. Él mismo lo eligió cuando creó su propia compañía de discos, Oldfield Music LTD. La portada de Tubular Bells ha pasado a la historia de la música, y su nacimiento fue bastante curioso: Oldfield toca este instrumento al final de la primera parte, pero en vez de usar los tradicionales martillos de madera, golpeó las campanas con uno de hierro («Realmente quería un sonido parecido al campanario de una iglesia, un sonido fuerte; así que decidí usar esos martillos de hierro. Golpeé las campanas después de tomar carrerilla por todo el estudio»). Como era de esperar, las campanas se dañaron parcialmente. Esto le hizo a Mike pensar en una forma para la portada. Mike quería que apareciera una campana retorcida, destruida. Fue entonces cuando llamaron a Trevor Key, quien, en lugar de eso, creó la famosa campana retorcida de Mike Oldfield. Un feliz accidente.

Origen: U.K

Género: Symphonic Prog

Bitrate: 320 Kbps

01 – Tubular Bells (Part One)
02 – Tubular Bells (Part Two)

Cortesía de Rock & Roll is my Addiction y Mundo Mike Oldfield !!

Anuncios

One thought on “Mike Oldfield – Tubular Bells (1973)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s