H. P. Lovecraft

Howard_Phillips_Lovecraft_in_1915_(2)

Howard Phillips Lovecraft

(Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890 – Providence, Estados Unidos, 15 de marzo de 1937)


El Modelo de Pickman (1926)

pickman's_model_1280x720

“Sólo un gran artista conoce la verdadera anatomía de lo terrible o la fisiología del miedo: el tipo exacto de lineas y proporciones que se asocian a instintos latentes o a recuerdos hereditarios de temor, y los contrastes de color y efectos luminosos precisos que despiertan en uno el sentido latente de lo siniestro”

En el modelo de Pickman, Lovecraft nos relata el origen de las inquietantes pinturas de Richard Upton Pickman, un pintor de Boston que ha sido relegado por sus contemporáneos a causa de sus terroríficos trabajos en un estilo demasiado realista.

El modelo de Pickman es una construcción suprema, un circo de tres pistas metalingüístico que, si uno conoce lo suficiente al autor, sabe que debe interpretarse como una carta de amor a Edgar Allan Poe: esa visita a la galería pictórica que es la psique del artista, llena de cuadros cada vez más oscuros, cada vez más precisos en sus horribles pinceladas, hasta llegar a la Verdad Última. Ese punto de comunión íntima con el creador en el que se revela la horrible naturaleza de todo, la misma que Lovecraft conseguía atisbar en pesadillas y alucinaciones.

Por supuesto, el relato también es una introspección: el artista que, pese a tener aptitudes para pintar la belleza, decide plasmar “el terror de la vida”. Las alusiones a Henry Fuseli, Goya o Clark Ashton Smith, más allá de proporcionar referentes al lector, pueden ser la pista secreta de un cuento en el que el escritor parece más consciente que nunca de su misión (autoencomendada, como todas las que de verdad importan) de capturar, en una página en blanco, el horror cósmico de la noche y la impía mediocridad del día. Como San Juan de la Cruz en sombras, como una Santa Teresa de Jesús que vino del espacio: nombrar lo inefable, ordenar las letras de la manera correcta para, con suerte, describir instancias que están más allá de la palabra, que no han sido diseñadas para ella.

Cortesía del Emperador de los Helados !!

Anuncios

One thought on “H. P. Lovecraft

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s