Pink Floyd – Dark Side of The Moon (1973)

Pink Floyd

Dark Side of The Moon (1973)

portada

Dark Side of The Moon ha sido llamado por muchos el mejor disco de todos los tiempos, el non-plus-ultra de la historia del rock, el único que ha estado más de catorce años en las listas de Billboard y lo más cercano a la perfección musical que se haya hecho jamás. Y tienen razón, en parte.

Este disco es tremendo. No hay necesidad de hacernos los snobs negándolo. Es uno de los discos que más influencia han tenido sobre el resto de las bandas, un puente al resto de la discografía de Floyd y a las demás bandas progresivas de la época. Quien se engancha con este disco, cambia su perspectiva musical para siempre, ya que ocasiona un hambre de más música de calidad, de ésa que no se encuentra tan fácil en FM.

Pink Floyd logra aquí como en ningún otro LP suyo, sumergirnos en las atmósferas que quieren, con sonidos acordes a la “edad” o al tema lírico que interpretan. Las letras están hechas en su totalidad por Waters, dando inicio con ello a la dictadura sobre la banda que duraría hasta su expulsión, pero en esta ocasión, que el concepto entero del disco fuese suyo supongo que no importó a los demás miembros del grupo. Sobre la música, hay que decir que al fin se logran cortar de manera definitiva el cordón umbilical que tenían hacia Syd Barret. En este disco ya no se percibe ni un resquicio de su sombra y eso es bastante positivo en el resultado final. Floyd por fin tiene una dirección propia, ya no hacen jams tratando de emular la locura de su ex líder, y aunque recurren al tema durante el disco, esta vez lo hacen con un sentido perfectamente claro y a través del concepto del disco entero, sin canciones épicas en las que cada quién hacía lo que quería. Aquí se aprecia unidad.

Por otro lado, Gilmour, que ya venía afilando su estilo, logra perfeccionarlo aquí con esos solos fríos y matemáticos, perfectos, de notas agudísimas. Ya se veía venir desde el Meddle, pero en este disco Gilmour logra por fin ese estilo tan particular que lo hace reconocible aquí y en China. Sin llegar a ser un virtuoso en cuanto a velocidad, lo es en cuanto a técnica, y logra hacer canciones sublimes, a las que no les falta ni le sobra una sola nota. Sabe perfectamente cuando hacer un slide, cuando usar el tremo, cuando hacer chillar su guitarra con los sonidos más agudos y cuando simplemente acompañar. Los demás integrantes saben reconocerlo y evitan esos inútiles duelos de instrumentos y egos que se oían en los anteriores discos. Roger luce mucho más discreto en el bajo, pero también hace papeles tremendos como en Money, que lleva un riff para levantarle un monumento. Rick Wright hace arreglos muy atmosféricos y suaves, y nos regala una obra de arte como The Great Gig On The Sky y la intro de Us And Them. Por otro lado su participación se ve opacada en otros temas por la inclusión de saxofones. Mason se luce en casi todas las rolas sin opacar. Sabe llevar los temas en crescendo hasta los orgasmos musicales como en Money, y en Us And Them.

El disco está lleno de una producción que no se había escuchado hasta entonces. Los Floyd no solo agregaron coros femeninos muy gospelianos y sax a su sonido, sino que estuvieron grabando infinidad de sonidos y entrevistas al personal del estudio Abbey Road que insertaron en el disco de manera bastante acertada. Mucho del mérito se lo debemos atribuir a Alan Parsons como ingeniero de sonido, a Clare Torry y a Dick Parry. Además, muchos de los riffs y arreglos crudos más impresionantes son tomados de ideas previas contenidas en el Meddle o en el Obscured by Clouds.

Tenemos sonidos de máquinas registradoras, un corazón latiendo (el bombo de Mason), un montón de relojes sonando al mismo tiempo, helicópteros, explosiones, etc. Sobre las entrevistas, a Waters se le ocurrió hacer preguntas sobre los temas que trataba el disco y anotarlas en tarjetas. Iba de un lado a otra haciendo las preguntas y grabando las respuestas por todo el estudio. Chris Adamson dice: “I’ve been mad for fucking years, absolutely years, over the edge for yonks…”. Roger Manifor “The Hat” fue quien dio algunas de las respuestas más inesperadas como “give ‘em a quick, short, sharp shock…” and “live for today, gone tomorrow, that’s me…”, mientras que Peter Watts dio su risa maniática que escuchamos en Brain Damage. Como dato curioso a Henry McCullough, guitarrista de Paul McCartney en Wings, le preguntaron cuando había sido la última que se había puesto violento. Dio alguna respuesta y la siguiente tarjeta fue “Tenías razón en ello?”. Su respuesta fue “I don’t know, I was really drunk at the time” que también se puede escuchar en el disco.

El disco es una obra conceptual, con temas relacionados en los que se va describiendo diferentes etapas en la vida, desde el nacimiento, pasando por presiones de la vida, el efecto del tiempo, la guerra, del dinero, hasta que finalmente llega la locura definitiva y la muerte. Así pues, recorremos en esta obra desde el nacimiento hasta la muerte de un ser humano pasando por los momentos e influencias cruciales de su vida. A pesar de ser una obra conceptual y unificada por una idea, las canciones funcionan perfectamente como canciones individuales, y algunas incluso fueron lanzadas como sencillos. Time en particular tuvo éxito, pero lo abrumador del álbum hizo que la gente se lanzara por el disco completo en lugar de canciones sueltas.

Mini Dato:

* Otro de los puntos a destacar es el sonido cuadrafónico. Aunque se supone que The Who fue de los que se adjudicaron la paternidad de este efecto, este es uno de los primeros discos donde los sonidos literalmente te dan vuelta a la cabeza. Escucharlo con audífonos es toda una experiencia, y uno se marea en medio del remolino que gira y gira en On The Run, escucha las guitarras contestándose de un lado a otro, las risas, los ruidos de los relojes perfectamente diferenciados llegando desde distintos puntos… En fin, una delicia auditiva.

Bitrate: 320 Kbps

01 – Speak to Me
02 – Breathe
03 – On the Run
04 – Time
05 – The Great Gig in the Sky
06 – Money
07 – Us and Them
08 – Any Colour You Like
09 – Brain Damage
10 – Eclipse

Cortesía de La Caverna de Corvan !!

Anuncios

One thought on “Pink Floyd – Dark Side of The Moon (1973)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s