Kings of Leon – Youth & Young Manhood (2003)

Kings of Leon

Youth & Young Manhood (2003)

youth-and-young-manhood-5

A principios de los 2000 cuando The Strokes había puesto de moda el revival del rock de los setenta, King of Leon lo haría también, pero desde otro lado mezclando sonidos sureños con el Indie rock que empezaba a predominar en la escena musical mundial.

Desde un primer momento se dudo de ellos. Un grupo de adolescentes bien parecidos y compuesto por tres hermanos hijos de un predicador y su primo ¿como iban a ser uno de los impulsores de la “vuelta al rock” que llevaba siendo la moda de esos años? Para todos los que dudaban de los Followill el disco resulta una agradable sorpresa, repleto de rock and roll sureño, mezclado con country y con una entrega y vehemencia admirable. Sonando de forma veloz y excitada con una producción retro a cargo de Ethan Johns que busco privilegiar la autenticidad dejando a propósito fallos en la ejecución, guitarras slide y algunos toques tanto de country como de blues.

Basta con escuchar el primer tema “Red Morning Light” para confirmar lo recién señalado, también las eléctricas “Wasted Time” y “Trani” como así las infecciosas “Joe’s Head”, “Genius” y “Molly’s Chambers” logran estar por encima del resto, todas con algún riff de guitarra a cargo de Matthew y la voz carrasposa de Caleb como principales protagonistas.

El hecho de que una banda pueda sonar tan atemporal y genial, con sonidos realmente poco rebuscados, con tan buen manejo de sus propias limitaciones, riffs poderosos, sencillos y bien logrados, montones de ganchos y tanta frescura, sin pretender ser una banda revival ni nada por el estilo es bastante admirable.

Cuando se metieron a grabar su primer EP, Roller Coster Novocaine, el pequeño Jared aún no sabía cómo tocar el bajo. Lo incluyeron sus hermanos porque tenían un contrato encima y no lo querían desperdiciar. El EP salió en febrero del 2003 en plena época de la gran depresión rockera y cuando todo mundo estaba haciendo requiéms y canciones donde se desgarraban las ropas por lo del World Trade Center, por lo que el álbum fue relativamente bien recibido, con ventas aceptables, pero sobre todo, muy buenas críticas de los medios especializados. Varias de las canciones fueron utilizadas en comerciales o series de TV que le dieron enorme difusión a la banda, llamando la atención sobre todo en Europa.

Poco después entraron de nuevo al estudio, a retrabajar algunas rolas y preparar nuevo material para su primer LP. El productor fue su gurú Angelo Petraglia y Ethan Jones, hijo del productor Glyn Johns que trabajara con los Rolling Stones y The Eagles. El lanzamiento fue en Julio del 2003 en UK y un mes después en USA. Jared ya pudo tocar partes del bajo por sí mismo, pero su técnica aun se nota tremendamente básica, apenas punteando los tonos. Aún así el disco es genial, con un sonido crudo, poco producido y casi sin otros instrumentos o arreglos que los que hacen los Followill. Su primer trabajo cosecho buenas críticas en USA, que seguía en el luto y la paranoia, pero para variar, fueron los europeos quienes se dieron cuenta de la calidad de la música y el Youth and Young Manhood se convirtió en un suceso en Inglaterra, donde lo catalogaron como el mejor debut de los últimos 10 años (posiblemente sin exagerar), por lo que pronto salieron de gira junto con los Strokes y los mismísimos U2.

En sus dos primeros discos -Youth and Young Manhood (2003) y Aha Shake Heartbreak (2004)- encontramos a una banda que desprende espontaneidad, agresividad y orgullo sureño. Su debut es lo más cercano que se ha hecho al álbum homónimo de The White Stripes en cuanto a autenticidad y energía. Aunque parten de dos polos casi opuestos geográfica y musicalmente (la industrial Detroit en el caso de la banda de Jack White y la soleada Nashville en los Followill), ambos discos llegan al mismo sitio.

Youth and Young Manhood es un disco sincero, igual que el segundo disco de KOL, Aha Shake Heartbreak. Después, los Followill se cortaron el pelo, se quitaron las gafas de sol, Caleb dejó de cantar tan desquiciado y se hicieron millonarios. Hay canciones sinceras en cada uno de sus tres últimos discos, pero todos tienen un poso de superficialidad, de sobreproducción, que no encontramos en sus dos primeros trabajos. El propio Caleb declaró que al principio tocaban así de agresivo porque no tenían técnica instrumental. Siempre nos quedará el recuerdo de Youth and Young Manhood, cuando los Followill no pretendían conquistar el mundo, solo escribían, tocaban y cantaban lo que les salía de las tripas, ni más ni menos.

Origen: U.S.A

Género: Indie Rock / Alternative Rock / Southern Rock

Bitrate: 320 Kbps

01 – Red Morning Light
02 – Happy Alone
03 – Wasted Time
04 – Joe’s Head
05 – Trani
06 – California Waiting
07 – Spiral Staircase
08 – Molly’s Chambers
09 – Genius
10 – Dusty
11 – Holy Roller Novocaine
Bonus
12 – Talihina Sky

Cortesía de Like Judas of OldPersi Music y la Caverna de Corvan !!

Anuncios

Kings of Leon – Aha Shake Heartbreak (2004)

Kings of Leon

Aha Shake Heartbreak (2004) 

Front UK

Tremendo álbum, que viene siendo un ejemplo perfecto de lo que debería ser el rock: salvaje, potente, creativo, auténtico y sin inhibiciones.

Apenas poco más de un año después del increíble debut, los Kings of Leon volvieron a lanzar un disco fascinante, ahora sin barbas. Tras su gigantesco debut del 2003, los Followill mantuvieron casi el mismo nivel con esta especie de continuación o Vol. 2. El Aha Shake Heartbrreak mantiene el mismo espíritu del debut Youth And Young Manhood: la misma potencia, la misma mezcla de sureño, Hard Rock, Garage e Indie, batidas con la voz carrasposa de Caleb y con la cortante guitarra de motosierra de Matt generando unidad entre las piezas.

El disco pues, se mantiene incisivo, potente, por momentos engañoso en cuanto a fechas. Uno se puede ir con la finta de que es un álbum lanzado a mediados de los 70’s por una sarta de talentosos fans de los Allman y de Lynyrd. Creo que ahí radica el encanto de estos dos primeros discos de los KOL. Mientras que muchas bandas se dieron a la tarea de hacer música con “aires retro” o de “inspiración revival”, los Kings of Leon suenan auténticos, no como imitadores de una banda setentera, sino como si fueran verdaderamente de la época.

El Aha Shake Heartbreak está lleno de canciones cortas que van directo al grano, con riffs incisivos y de buena calidad, letras divertidas y semi obscenas, (apenas más descifrables que el primer álbum) y melodías pegajosas como chicles. Lo cual no es en realidad distinto a lo que nos ofrecieran en su debut, por lo que a pesar del buen nivel, pierden un poco el factor sorpresa. A mí el que el Aha suene tan similar al debut no me molesta en absoluto. De hecho, tiene mucha mejor producción, los sonidos suenan más claros y diferenciados, sobre todo la batería de Nathan, y la voz es ligeramente más distinguible, aunque eso es por la manera en que Caleb mastica (o atropella) las palabras más que de producción. El que se reinventaran después es algo natural, pero a mi me resulta fascinante en particular el sonido de este primer par de discos, donde suenan más auténticos y salvajes. Y no auténticos porque no se haya escuchado ese sonido antes, sino porque teníamos unos 30 años sin escuchar “ESE” sonido tan puro, tan orgánico, y divertido sin sonar a una vil copia revival… No sé si el mismo John Fogerty suene así hoy en día.

Por otro lado, además de la producción, la banda suena más “sucia”. Y no hablo del sonido, sino de las letras. Es como si esta banda de chicos que crecieron con la Biblia en una mano y una botella de whisky en la otra, de pronto con la fama y dinero parece que pudieron darle rienda suelta a sus instintos, y las letras son reflejo de ese año destrampado: Desde el track abridor que habla de un romance con una chica (e mejor dicho, ninfa) de 17, o “Soft” que… bueno. Es un poco bochornosa, por decir lo menos. O “Pistol of Fire”, que aún no sé si habla de incesto, de drogas o de ambos. El caso es que se nota que se estaban “divirtiendo” bastante.

A algunos no les gusta este estilo desgarbado, sucio y setentero de los KOL. Prefieren el más refinado, Indie y cosmopolita de los discos posteriores a éste. Y los entiendo. Pero no den por sentado este primer par de discos. Pueden ser cansados y pesados en un principio, pero cuando logra entrarte a las venas y te das cuenta de que representa el estado más puro del rock, así, sin mayores pretensiones, entonces se convierten en verdaderas gemas. Un disco absolutamente recomendable, sobretodo para las salidas por carretera.

Mini Dato:

* El título del disco se tomó de una de los versos de “Taper Jean Girl”. Como curiosidad, los KOL tuvieron bastante más éxito en Inglaterra con su debut que en su tierra natal. Quizá porque en USA nadie quería ver a los Dukes de Hazzard enguijarrados. O bueno, quizá porque los gringos solo valoran lo “Shiny” y los británicos saben encontrarle su verdadero valor a las cosas, no por nada Hendrix surgió como figura en Londres. La cuestión es que el lanzamiento de este segundo disco fue precisamente en Inglaterra, con esta portada negra, que es la más conocida. En USA el disco sería editado hasta el 22 de Febrero del 2005 con una portada blanca y otro tipo de orquídea, más sofisticada.

Bitrate: 320 Kbps

01 – Slow Night, So Long
02 – King Of The Rodeo
03 – Taper Jean Girl
04 – Pistol Of Fire
05 – Milk
06 – The Bucket
07 – Soft
08 – Razz
09 – Day Old Blues
10 – Four Kicks
11 – Velvet Snow
12 – Rememo

Cortesía de la Caverna de Corvan y el Hombre Nube !!