Radiohead – In Rainbows (2007)

Radiohead

In Rainbows (2007)

portada

Quizá puede resultar poco sensato intentar escribir una crítica de un disco de Radiohead, que gracias a discos como “OK Computer” se erigieron como portavoces de una generación desubicada, alienada y con más dudas que certezas.

Estamos ante un trabajo que ensancha lo que su predecesor, “Hail To The Thief” (editado en 2003) ya anunciaba: Radiohead ha optado por profundizar en su raíces (desde el rock distorsionado de “Pablo Honey” a la angustia existencial de “OK Computer” y la electrónica experimental de “Kid A”), las han mecido en un cóctel orgánico que suena más humano que nunca, le han añadido una poderosa sección rítmica, y de ello han salido 10 joyas con diferentes texturas pero mismo sabor que componen un disco homogéneo que sin duda se sitúa entre lo mejor de la banda.

La piedra angular del disco es “Nude”, una estratosférica composición que destila calidez gracias a un aroma trip hop, un bajo penetrante y una melodía que te arrastra hacia otro mundo. Desnuda, empática, brillante, es una de las piezas más arriesgadas del disco, que al lado de “Weird Fishes/Arpeggi” o “15 Step”, mucho más deudoras de su propio sonido exhibido en “Hail To The Thief”, encajan en la intención ya explicada de mantener las coordenadas expuestas pero ensanchar las miras.

“All I Need” es quizá, junto a “Reckoner”, la canción más opresiva del disco, pese a su ligero deje romántico, mientras que “Videotape” acaba por ser el final perfecto para un disco que resulta difícil de asimilar por intenso, no por experimental. Entre medio, “Faust Arp”, con guitarras acústicas, arreglos de cuerda y orquestrales. Imposible dejar de mencionar, igualmente, el histriónico final de “Jigsaw Falling Into Place” o el tour de force que supone “Bodysnathcers”, una canción que crece, crece y crece hasta que casi hace que te vuelvas loco.

Desde “The Bends” que la banda viene escapándole consistentemente a las fórmulas del éxito comercial. Y es a través de estas ambiciosas apuestas, de estándares rotos y reglas propias, que están creando algunos de los mejores discos de los últimos tiempos. En esta ocasión, cuarenta segundos le bastan a la banda para despegarse de los experimentos sónicos más abrasivos de “Hail to the thief”. Thom Yorke se habrá sacado las ganas en su debut solista de 2004, “The Eraser”, porque lo que aquí aparece es, de nuevo, el sonido de una full band.

Lo que al fin y al cabo destaca de “In Rainbows” es que tienes la sensación, desde el principio, de estar ante un disco redondo, medido, precisado, como alguien que sabe lo que quiere decir y sólo usa las palabras justas e imprescindibles. Radiohead no se han complicado más de lo necesario, han optado por incluir sólo 10 canciones, han concretado su discurso sin por eso sonar ni mucho menos previsibles, ni siquiera accesibles, todo ello para intentar decir que puede hacerse música con el corazón y el cerebro a la vez, que hacerse preguntas lleva a respuestas.

En cuanto al tono, “In Rainbows” quizás no sea su disco más optimista, como se dijo por ahí, pero sí (al menos) más romántico. Es decir: las canciones aún hablan sobre estar muerto del cuello para arriba, encerrado en un cuerpo sin poder salir, o siendo comido por los gusanos; el cambio viene dado por algunas letras y climas que no son, claramente, las de “OK Computer”. “No quiero ser tu amigo, sólo tu amante”, susurra Yorke en “House of cards”, tercer single, y el tono es, sí, más juguetón y relajado. Lo mismo sucede con “Faust Arp”, minimalismo pop que pasa de manera muy dinámica de la pesadumbre del verso a un estribillo soleado.

Los viejos esquemas no funcionan. “In Rainbows” propone algo nuevo, fresco, no atado a ningún tipo de pose musical o estilo fácilmente definible… pero al mismo tiempo sigue siendo 100% Radiohead. Son tiempos de etiquetas rápidas, pero este quinteto de Oxford ya aprendió a correr más rápido que ellas.

Mini Dato:

* “Radiohead have made a record. So far, it is only available from this website”. Con estas palabras, la banda de Oxford ha firmado un desplante a la industria discográfica que sólo puede calificarse de histórico. Desafiando todas las leyes de mercado, el grupo decide prescindir de sellos multinacionales y pone su trabajo a disposición de cualquier hijo de vecino con ordenador y ADSL, por el precio que cada uno esté dispuesto a pagar por él. Cuando un gesto tan encomiable (y acorde con nuestro momento histórico) surge en el seno de un grupo del estatus y volumen de ventas de Radiohead, no podemos dejar de reflexionar sobre el negocio de la música y los siniestros mecanismos mercantiles que permiten que un empresario tenga el cinismo suficiente para fijar el precio del arte.

Origen: U.K

Género: Alternative Rock

Bitrate: 320 Kbps

01 – 15 Steps
02 – Bodysnatchers
03 – Nude
04 – Weird Fishes/Arpeggi
05 – All I Need
06 – Faust Arp
07 – Reckoner
08 – House Of Cards
03 – Jigsaw Falling Into Place
10 – Videotape

Cortesía de Zona Musica y Fede Billie !!

Radiohead – The King Of Limbs (2011)

Radiohead

The King Of Limbs (2011)

thekingoflimbs

Tras toneladas de incertidumbre y conjeturas, Radiohead rechazaron finalmente las tradicionales maneras que rodean a la industria discográfica, con el sorpresivo anuncio acerca de la disponibilidad de su octavo disco apenas unos días antes de la fecha elegida para su lanzamiento en formato digital.

Los británicos sobrepasan siempre la expectativa. Y si en el presente álbum optan por una tendencia continuista sobre la lógica emprendida en “In Rainbows” (2007) evitando así otra asombrosa, efectista (y quizá esperada) reinvención sonora, a cambio inciden con anormal precisión en la apuesta, hasta poseer inéditos límites de profundidad, personalidad y emotividad. La electrónica ya no es recurso sino hilo argumental en torno al que diseñar elementos con complejos encajes. Jonny Greenwood desestima guitarras para diseccionar los efectos de una tecnología que somete y preside el conjunto como nunca antes.

“The King Of Limbs “(2011) es etéreo, denso y dramático. La obra más asfixiante y complicada para sus coetáneos jamás firmada por el combo. Aquella que va creando adicción en cada repaso hasta tornarse misteriosamente evocadora y sugestiva.

El quinteto de Oxford resulta incuestionable en el marco artístico del vigente siglo, y ejerce un derecho ganado con justicia y justificación. Su capacidad inspirativa llega donde descansan las aspiraciones sólo imaginadas por el resto.

Bitrate: 320 Kbps

01 – Bloom
02 – Morning Mr Magpie
03 – Little By Little
04 – Feral
05 – Lotus Flower
06 – Codex
07 – Give Up The Ghost
08 – Separator

Cortesía de Muzikalia !!