The Doors – The Doors (1967)

The Doors

The Doors (1967)

TheDoors

Cuando en 1965, cuatro amigos se unieron interpretando canciones acompañadas por los versos compuestos por un tal Jim Morrison, no pensaban que llegarían a convertirse en uno de los grupos de rock más importantes de los años setenta. Junto a Morrison, que ponía la voz, se encontraban Ray Manzarek en los teclados, Robby Kriegger a la guitarra y John Densmore en la batería.

Corría 1967 y The Doors acababa de grabar su primer y homónimo disco, lanzado en enero. Las canciones causaron sensación en los círculos musicales independientes, pero lo cierto es que el grupo de California  era aún un fenómeno absolutamente desconocido. Sin embargo, en este primer LP aparecían muchas de las grandes canciones de su repertorio (incluyendo el drama musical, “The End“). Esos y otros temas son las que pueden escucharse en esos conciertos del 7 y 10 de marzo de 1967, en la sala The Matrix, un pequeño club de San Francisco que pertenecía a Marty Balin (cantante principal y fundador de Jefferson Airplane).  El batería, John DensMore, asegura que el primer día sólo había 8 personas.

Ese año, en San francisco, comenzaba a emerger el movimiento hippie, que nada tenía que ver con ellos. No era, por decirlo de alguna manera, la banda más adecuada para esos momentos, por lo que en este concierto (especial por tocar ante un público tan reducido) pudieron comprobar sólo una cosa: que nadie estaba interesado en ellos.

Apenas se escuchan unos pocos aplausos de compromiso, sin embargo las canciones son interpretadas a la perfección, pues llevaban tocándolas dos años antes de la grabación de su reciente disco de debut. Las tenían completamente sistematizadas, hasta el punto de que las grabaron para el álbum en un par de días, a finales de agosto y principios de septiembre de 1966, casi enteramente en vivo en el estudio y, la mayoría de ellas, en una sola toma.

 El single ‘Light My Fire’ se convirtió rápidamente en número uno. El disco contenía, además, temas como ‘The End’ (11 minutos tratando el complejo de Edipo), Break On Trought’ o ‘Soul Kitchen ‘. Todo el disco tiene un aire teatral, influido por las actuaciones de Jim Morrison. En general, los temas tratan de forma explícita acerca del sexo y las drogas.

El gran aliciente de los conciertos del grupo era ver a Jim Morrison entrar en trance en mitad de una interpretación y recitar poesías o bailar como un loco.

Minidato:

*Durante un concierto Morrison mostró los genitales a los espectadores  y fue detenido por escándalo público.

Orígen: U.S.A

Género: Acid rock

Bitrate: 320 Kbps

01 – Break on Through (To the Other Side)
02 – Soul Kitchen
03 – The Crystal Ship
04 – Twentieth Century Fox
05 – Alabama Song (Whisky Bar)
06 – Light My Fire
07 – Back Door Man
08 – I Looked At You
09 – End Of The Night
10 – Take It As It Comes
11 – The End
Bonus
12 – Indian Summer

Cortesía del Rincón del Rock y el Poderoso Godzuki !!

Anuncios

The Doors – Strange Days (1967)

The Doors

Strange Days (1967)

The Doors - Strange Days - Front

Tan sólo cinco meses después de saltar al estrellato con su álbum debut, los Doors se metieron nuevamente al estudio de grabación para grabar Strange Days. Bien dice el dicho que una banda tiene toda su vida para hacer su primer disco, y sólo seis meses para hacer el segundo. Pero bueno, aquí los Doors demuestran que no eran una banda más, unos one hit wonders, lanzando un disco casi igual de genial que su predecesor.

Realmente me sorprende lo prolífico que eran los grupos de aquella época: ¡dos obras maestras en el mismo año! Claro que el álbum debut había sido grabado en agosto del ’66 (!) y publicado el 4 de Enero de 1967, con la psicodelia prácticamente en pañales, por lo que The Doors (1967), si bien tiene muchos elementos que podrían considerarse psicodélicos, es básicamente un álbum de pop, con sus toques de jazz, rock y blues.
Aquí, en cambio, estamos en pleno 1967, en el apogeo de la psicodelia y el flower power. Fíjense que hasta los Rolling Stones se volvieron psicodélicos por esos tiempos. Por lo tanto, los Doors se suben definitivamente a la psicodelia en Strange Days. Pero no es que copian lo que se hacía por el momento: al contrario, el sonido de la banda sigue siendo único e irrepetible.

En esencia, Strange Days sigue siendo pop, con canciones de 2 o 3 minutos con grandes melodías, sólo que la forma de tocar ese “pop” se hace más psicodélica y oscura. Sin dejar de tener el típico toque Doors, claro: la guitarra de Robby Krieger sigue en gran forma, John Densmore sigue teniendo ese toque jazzístico y sutil, Ray Manzarek sigue aportando sus embriagadores pianos y sus órganos psicodélicos, y Jim Morrison sigue cantando de manera sexual y oscura letras extrañas y místicas. Entonces, el estilo cambió, pero a la vez sigue siendo el mismo estilo original con el sello Doors.

El sonido de Strange Days es más seductor. Si el primer disco seguía siendo un disco de rock típico, con leves toques de psicodelia y oscuridad por aquí y por allá, aquí ya todo el álbum está impregnado de una notoria atmósfera oscura, misteriosa y sombría. Es difícil de explicar, más bien se tiene que sentir. Es realmente increíble como lo que en el fondo son simples canciones pop pueden ser transformadas en una experiencia tan fascinante, tan subyugante, que transporte a lugares tan mágicos y delirantes. La marcha carnavalesca de Strange Days, el bajo de You’re Lost Little Girl, el increíble órgano de Unhappy Girl, los efectos tenebrosos de I Can’t See Your Face In My Mind, todos esos pequeños matices a simple oída parecen inofensivos, pero esconden sentimientos terroríficos, siniestros y demenciales.

Las letras, claro, ayudan a eso, con un estilo extrañamente pesimista. Muchas de las canciones parecen ocultar sentimientos de incomodidad, como si Jim se sintiera excluido y aislado por la sociedad, y hablan de la tristeza y la soledad de las personas “distintas”, extrañas. No es casualidad esa genial tapa con misteriosos personajes deformes: todo el disco expresa esa sensación de “no formar parte”, de ser un extraño, demostrando una vez más la pluma exquisita de Morrison.

El disco abre con un misterioso riff de órgano que indica lo que será la atmósfera del álbum. Strange Days se trata de una excelente canción para iniciar el álbum y para ponernos a tono con lo que será. Una pieza sombría, mágica, sobrecogedora, con una melodía extraña y subyugante. De todas formas, lo mejor del tema es la siniestra marcha que comienza luego de “We shall go on playing / Or find a new town”. Un órgano carnavalesco, circense, que sin embargo no es para nada alegre. Debería serlo, pero por alguna razón la banda logra que se note cierta oscuridad por detrás, como si escondiera imágenes aterradoras detrás de su aparente luminosidad. La cantidad de sensaciones que atraviesan mi mente al escuchar esta parte es innombrable. La letra es genial y misteriosa, plasmando de manera perfecta la imagen de la tapa y toda el aura bizarra y oscura del disco, hablando de que estos son “días extraños” (Strange days have found us / Strange days have tracked us down / They’re going to destroy / Our casual joys / We shall go on playing / Or find a new town).

Luego viene You’re Lost Little Girl, que abre con un escalofriante riff de bajo para luego deslizarse por una atmósfera realmente maligna, una melodía triste y líneas de guitarra absolutamente brillantes, incluyendo un fantástico solo muy melancólico. La letra es escalofriante y repetitiva, con Jim hablándole a una chica y reiterándole todo el tiempo que está “perdida”.

La única canción que no cumple con la atmósfera general del disco es Love Me Two Times, pero por suerte sigue siendo excelente. Cuenta con uno de los mejores riffs que jamás haya oído, irresistible, pegadizo y potente y un perfecto solo de un piano imitando a un clavicordio en el medio. La tensión va subiendo subrepticiamente y sobre el final, sin darnos cuenta, el caos está desatado con el “clavicordio” martillando las notas y un Jim totalmente desatado gritando frenéticamente.

A continuación llega uno de mis temas predilectos, Unhappy Girl. ¿Qué es lo que lo hace perfecto? Es intangible. Veamos, ésta es una maldita canción de ¡surf-pop! ¿No les parece? Podría haber sido tocado tranquilamente como un típico beat de la primera mitad de los 60. Y los tipos agarran esa cosa tan inocente y la transforman en una experiencia sádica, escabrosa, oscura. No sé qué es: tal vez la melodía, tan irresistiblemente pop, esconde algún detalle infernal; quizás sea ese órgano tan psicodélico, tan misterioso, tan gótico; o podrían ser las líneas de guitarra de Krieger, caribeñas, alegres, pero también sombrías. No lo sé: la cuestión es que Unhappy Girl demuestra que un típico tema beat puede ser transformado en una atmósfera dolorosa y oscura. Claro que la letra también ayuda. Continuando con los personajes “olvidados” por la sociedad, esta vez retrata a una “chica triste”, aislada, en otras palabras, “extraña”: “Unhappy girl / Left all alone / Playin’ solitaire / Playin’ warden to your soul / You’re lost in a prison of your own devise”. Sobre el final se la incita a arriesgarse, a salir de su prisión (Unhappy girl / Fly fast away / Don’t miss your chance / To swim in mystery / You are dying in a prison of your own device).
El álbum era perfecto, pero aquí empiezan los problemas. Horse Latitudes es vilmente odiada por casi todos, pero en realidad yo no creo que sea tan terrible. Se trata de un poema de Jim sobre caballos ahógandose, enmarcado en efectos “de terror” y psicodélicos. Cierto es que quita fluidez, pero para mí, funciona de alguna forma. Es un simple experimento que logra recrear una atmósfera caótica, y además dura un minuto y medio. Es relleno, pero es decente.

Me encanta el contraste que genera el final de Horse Latitudes y la aparición tan inmaculada y limpia del piano que inicia Moonlight Drive. Es ésta realmente una canción genial, con un gran piano de Ray, las mismas geniales líneas de guitarra playeras de Unhappy Girl y una melodía encantadora.

Iniciando el lado B tenemos otro clásico con People Are Strange, otra gema pop con la mejor melodía del álbum, irresistible, pegadiza y sensual, pero nuevamente tenemos una atmósfera algo extraña y oscura, con líneas de guitarra adictivas, un piano siniestramente colorido y unos coros sobre el final también bastante aterradores y bizarros. Muy buen tema. La letra vuelve al tema de la gente extraña, con una melancolía infinita, y es realmente brillante: “People are strange / When you’re a stranger / Faces look ugly / When you’re alone / Women seem wicked / When you’re unwanted / Streets are uneven / When you’re down…When you’re strange / Faces come out of the rain / When you’re strange / No one remembers your name”.
Luego llegan dos temas de relleno pero que siguen siendo buenos. My Eyes Have Seen You abre con un gran riff de guitarra y, si bien parece al principio algo repetitiva, luego se desliza por furiosos pasajes hardrockeros que despliegan todo el potencial de la banda.

I Can’t See Your Face In My Mind, por su parte, es una balada que se hace algo larga, nunca termina de explotar y no posee muchos atributos más allá de su sensacional atmósfera con una letra algo triste, escabrosas marimbas y líneas punzantes y oscuras de guitarra eléctrica.

El disco termina con otra suite extensa al igual que el disco debut. When The Music’s Over es ciertamente el reprise de The End, sólo que esta vez es bastante más musical. Comienza con un riff de órgano similar al de Soul Kitchen que desemboca en el tema principal, con un estribillo enloquecido y genial y una gran actuación de Densmore en la batería. Un solo distorsionado y genial de guitarra antecede a la sección del medio, similar a la de The End, con los instrumentos que se van callando de a poco hasta que queda solamente un sombrío órgano y un bajo también siniestro. Todo parece diluirse hasta que, de repente, Jim grita “NOW!” y los instrumentos arremeten de la nada furiosos acompañando sus escandalosos gritos de “Save us! Jesus!”. Luego del reprise del tema principal, Jim exclama con el último aliento “Until the end!” y la canción culmina de manera excelsa. La letra es otro extenso poema de Jim, igual de salvaje y delirante que The End, hablando de que “la música es tu única amiga hasta el final”, con frases geniales como “Cancel my subscription to the resurrection / Send my credentials to the house of detention / I got some friends inside” o “Before I sink into the big sleep I want to hear the scream of the butterfly”.

Strange Days es una obra maestra, cuya increíble atmósfera y originalidad lo hacen una escucha obligada.

Bitrate: 320 Kbps

01 – Strange Days
02 – You’re Lost Little Girl
03 – Love Me Two Times
04 – Unhappy Girl
05 – Horse Latitudes
06 – Moonlight Drive
07 – People Are Strange
08 – My Eyes Have Seen You
09 – I Can’t See Your Face In My Mind
10 – When The Music’s Over

Cortesía de la Venganza de Saturno !!

The Doors – Waiting for the Sun (1968)

The Doors

Waiting for the Sun (1968)

The_Doors_Waiting_For_The_Sun-[Front][1]

En el 68 The Doors saca a luz su tercer disco llamado Waiting for the Sun; álbum sobrevalorado para muchos pero que aun así logro ser parte de la historia del rock.
Esta obra presenta una atmósfera dura pero a la vez suave, con cierto toque político y que esta armada por guitarras lisérgicas, teclados que van desde los psicodélico hasta lo barroco y todo esto marcado con la poderosa voz de Morrison.

En resumen Waiting for the Sun es un fascinante recorrido por extraordinarias baladas, preciosas tonadas pop de fragancias psicodélicas y canciones rock de impecable construcción.

Minidato:

*La totalidad del material de este disco fue escrito antes y en los primeros años de la fundación del grupo, especialmente “Not to Touch the Earth”, que fue sacado del largo poema de Jim Morrison “Celebration of the Lizard”. Este poema estaba originalmente pensado para ocupar un lado de este disco, pero el grupo no pudo lograrlo (aunque fue grabado en forma completa en el disco Absolutely Live).

Bitrate: 320 Kbps

01 – Hello, I Love You
02 – Love Street
03 – Not To Touch The Earth
04 – Summer’s Almost Gone
05 – Wintertime Love
06 – The Unknown Soldier
07 – Spanish Caravan
08 – My Wild Love
09 – We Could Be So Good Together
10 – Yes, The River Knows
11 – Five To One

Cortesía del Hombre Polilla y sus Endiablados Pepinillos Neptunianos !!

The Doors – Live at Hollywood Bowl The Riot Show (1968)

The Doors

Live at Hollywood Bowl The Riot Show (1968)

1968-07-05 Live at Hollywood Bowl The Riot Show

Este es el famoso show de los Doors en el Hollywood Bowl, el 5 de julio de 1968. El registro del show en video es muy conocido, incluso algunos lo enmarcan como la única y gran presentación grabada de The Doors, sin embargo este registro específicamente es la grabación de la audiencia.

Este fue uno de los principales conciertos de ese año, la banda por esos días estaba inmersa en una larga gira, y parte de ella es registrada en su documental llamado “Feast Of Friends”, en el cual incluyen el tema “The End” de este show. En las propias palabras de Robby Krieger, recordando el momento de la grabación de “Live At The Hollywood Bowl”, y la posibilidad de hacer un disco en vivo, con este set: “teníamos esa grabación, esas tres cámaras más las 8 pistas de sonido, si, intentamos hacer eso. No sabíamos exactamente que hacer con ello en el futuro. Nosotros estabamos haciendo una película a la vez llamada “Feast of Friends”, por lo tanto pensamos usarlo allí. Finalmente añadimos “The End” a la película, y luego lo olvidamos todo.”, el video “Live At The Hollywood Bowl” salió a luz oficialmente en 1987.

La banda abre con el clásico “When the music’s over”, con una larga introducción de parte de Ray. Desde el inicio Jim Morrison esta excelente en las voces, muy concentrado, con mucha energía y jugando con el público. Luego es el turno para el mix elemental “Alabama Song”, “Five to One” y “Back Door Man”.

Lo que sigue es “Moonlight Drive” que incluye el poema “Horse Latitudes”, enseguida con “A Little Game” la banda hace una alusión a la “Celebration of the Lizard” que sirve de introducción para “Spanish Caravan”, fascinante versión, que incluye la introducción de Robby.

Al terminar Jim grita “Wake Up!”, lo que viene es lo que todos esperaban: “Light My Fire”, sin duda, este es el registro clásico, para escucharlo una y otra vez, luego la banda sorprende con una sólida interpretación del “Unknown Soldier”, la puesta en escena esta muy estudiada, Jim juega a ser un soldado fusilado.

Para el cierre dejan lo mejor, una sorprendente versión extendida de “The End”, versión alucinante, muy intensa, la banda recrea una atmósfera psicodélica, en este último y genial episodio se nos presenta un paisaje desbordante, en donde Jim inserta nuevos poemas e historias haciendo un gran mix, que incluye una oscura poesía inédita, líricas denominadas “Accident”, “Grasshopper” y “Ensenada”, también aquí ensaya su hipnótica danza chaman.

Extraordinario bootlegs, buena calidad de sonido, excelente set list.

Bitrate: 320 Kbps

01 – When The Music’s Over
02 – Alabama Song
03 – Back Door Man
04 – Five to One
05 – Moonlight Drive
06 – The Celebration of the Lizard
07 – Spanish Caravan
08 – Wake Up!
09 – Light My Fire
10 – Unknown Soldier
11 – The End
12 – When the Musics Over (Credits)